TERAPIA PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES

 

 

        Es habitual que podamos sentirnos preocupados por el comportamiento de nuestros hijos/as, la mayoría de las veces aunque podamos asustarnos por determinadas actuaciones o cosas que nos dicen, se trata de comportamientos característicos de la etapa de desarrollo en la que se encuentran. En estos casos, con un mero asesoramiento que proporcione la información adecuada  a los padres y madres,  se puede reconducir fácilmente la situación.

Sin embargo, puede ocurrir que el/la  niño/a o adolescente esté mostrando signos reiterados de tristeza, como llanto, aislamiento, apatía, ...de manera muy frecuente, o que veamos que lleva una temporada durmiendo muy poco, comiendo de manera inadecuada, etc. Es probable que pueda tratarse de un trastorno depresivo o que la ansiedad le esté jugando una mala pasada. Estos tipos de problemática entre otros, son los que requieren de una intervención más a fondo, que se ha de llevar a cabo directamente con el/la niño/a o adolescente.

Como es natural,  son los responsables de las personas menores de edad quienes se suelen poner en contacto con el Gabinete de Psicología Clínica Araceli Vázquez para transmitir su preocupación por determinada problemática,  ya sea de carácter  más clínico, o educacional, derivado  de la observación de conductas disruptivas.  Si  te preocupa este segundo tipo, puedes consultar el baúl de las pautas educativas.  No obstante, ante cualquiera  de los casos, en un primer momento, se realizará una evaluación psicológica con el fin de poder extraer que variables del contexto están influyendo en el/la menor para que se haya propiciado este problema, y que factores internos tanto protectores como de riesgo lleva consigo. El fin está en poder potenciar esos factores de protección como pueden ser la asertividad  o   el optimismo, y atajar los factores de riesgo como la hiperexigencia  con uno mismo, o la falta de habilidades sociales, todo en pro de intentar derrotar sus handicaps y dotarle de herramientas para acabar con aquello que les está provocando ese sufrimiento, o bien para aprender adaptarse a esa variable del contexto que no puede desaparecer, pero que sí puede dejar de constituir una amenaza o un  motivo de malestar emocional para ellos/as. Tras realizar esta valoración, se llevará a cabo un informe en el que se explicará a los padres y madres todas estas cuestiones, así cómo la dirección en la que iría el tratamiento de su hijo/a, y en qué es necesario que colaboren para que salga adelante, ya que vosotros, padres y madres, sois los cooterapeutas en casa.

 

 

En la primera fase del tratamiento, se suele recomendar que la frecuencia sea semanal, un poco más adelante, según se vaya apreciando que disminuye el malestar de el/la menor,  se puede ir espaciando a una periodicidad de dos semanas. No obstante, siempre se puede valorar cada caso en particular, puesto que no se trata con trastornos  ni con problemas, sino con personas y sus circunstancias. A continuación,  puedes consultar diferentes trastornos y problemáticas que trato con niños/as y adolescentes .

  • Depresión en la infancia y adolescencia
  • Ansiedad en la infancia y adolescencia
  • Miedos infantiles
  • Fobias
  • Enuresis
  • Bullying (acoso escolar)
  • Adicciones en la adolescencia: móvil, internet, videojuegos, drogas
  • Técnicas de relajación
  • Adquisición de Habilidades Sociales
  • Resolución de conflictos a través de la asertividad cuando existen problemas de relación social o adaptación.
  • Inseguridad & Baja autoestima
  • Deficit de atención con/sin hiperactividad
  • Alteraciones del sueño o del apetito
  • Impulsividad